Seguidores

sábado, 29 de diciembre de 2012

martes, 18 de diciembre de 2012


EL NIÑO Y LA LUNA

La luna y el niño juegan
un juego que nadie ve;
se ven sin mirarse, hablan
lengua de pura mudez.

¿Qué se dicen, qué se callan,
quién cuenta una, dos y tres,
y quién tres y dos y uno
y vuelve a empezar después?

¿Quién se quedó en el espejo,
luna, para todo ver?
Está el niño alegre y solo;
la luna tiende a sus pies

nieve de la madrugada,
azul del amanecer;
en las dos caras del mundo
—la que oye y la que ve—
se parte en dos el silencio,
la luz se vuelve al revés,
y sin manos, van las manos
a buscar quién sabe qué,
y en el minuto de nadie
pasa lo que nunca fue…

El niño está solo y juega
un juego que nadie ve.

Poema | Mariano Brull
Pintura de: andrea arco blanco

LA COJITA

La niña sonríe: -¡Espera,
voy a coger la muleta!
Sol y rosas. La arboleda
movida y fresca, dardea
limpias luces verdes. Gresca
de pájaros, brisas nuevas.
La niña sonríe: -¡Espera,
voy a coger la muleta!
Un cielo de ensueño y seda.
hasta el corazón se entra.
Los niños, de blanco, juegan,
chillan, sudan, llegan:
…nenaaaa!
La niña sonríe: -¡Espeeera,
voy a coger la muleta!
Saltan sus ojos. Le cuega,
girando, falsa, la pierna.
Le duele el hombro. Jadea
contra los chopos. Se sienta.
Ríe y llora y ríe: -¡Espera,
voy a coger la muleta!
¡Mas los pájaros no esperan;
los niños no esperan! Yerra
la primavera. Es la fiesta
del que corre y del que vuela…
La niña sonríe: -¡Espera,
voy a coger la muleta!

Poema | Juan Ramón Jiménez
Foto | Mujeres online

JuanAn JuanAn Zambrano Millan
POESIA ES UNA NIÑA 1989

Cuanta poesía perdida
se recita una sola vez
cuanto verso en el olvido
muere antes de nacer
yo voy soñando poemas
que jamas escribiré

Todo es poesía
por la luminosa tarde
por el lento amanecer
poesía la noche negra fría
son los días del ayer
poesía que quisiera componer

Yo voy soñando poemas
por los caminos de la soledad
y triste en la noche suenan
nadie los puede escuchar
yo voy soñando poemas
que no me vallan a despertar

Todo rima sin fin
la noche con el día
el cielo con el mar
riman recuerdo melancolía
nostalgia y soledad
todo rima sin cesar

Son los sueños del poeta
luna blanca de cristal
en la noche silenciosa
son como el rumor del mar
como luz de la tormenta
son los sueños del poeta

Poesía molecular y nuclear
poesía universal y cósmica
versos de átonos y moléculas
versos de astros y planetas
cantos de amor y de guerra
poesía mecánica y técnica

poesía es lo que siento
poesía por lo vivido
poesía para el olvido
poesía que llevo con migo
poesía es una niña
poesía es lo que le diría.

JuanAn
Pintura de:Pere Ventura Julià 

lunes, 17 de diciembre de 2012


Y UN PECHO QUE CURE SUS SINSABORES POR LUISA GARCIA
Nata de miedo se balancea en las nubes
cae gota a gota supurando dolor y frío.

El mendigo ha perdido su rincón
con rumor de mar soleado
los centavos esmirriados
su sitio cálido a la orilla de la pena
ahora chapotean los pies
abanicando su rostro humedecido
no se sabe si por sus lagrimas
o por la inmisericorde lluvia plateada.


El no tiene piernas
en algún lugar de este mundo
las dejo embarradas de tristeza
pero en su rostro brillan cuentas azules
que aun alegran en mitad de la tarde.

Ohh lluvia lastimera y dolorosa
detente, por piedad, ya es hora
ese hombre necesita el calor de antes
matar el hambre que lo mata siempre
y un pecho que cure sus sinsabores!

LUISA GARCIA
13-12-12

Mario Benedetti
No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero


Foto: Mario Benedetti
No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.


Orion Celeste

Es mi deseo que esta nueva semana que comienza sea colmada de paz, salud, trabajo y mucho amor...!!! Los quiero mucho.

ESTAMOS EN EL MES DE LOS AGUINALDOS... / Un abrebocas narrativo para los que esperan mis libros...
de Jose Ignacio Restrepo Arbelaez
ERA JUEVES, SIETE, DEL MES SIETE ( Fragmento )
por José Ignacio Restrepo
 
La carta se cayó, dejando ver la trampa preparada. Ancízar no alcanzó ni a musitar yo no fui, cuando seis manos cerradas cortaron el aire de forma frenética, buscando su rostro y su liviano plexo, y luego lo tomaron como a saco de boxeo que se muda sin cuidado de gimnasio. Después de hacer diana sobre él tantas veces, ya no sabía si al final iba a salir con vida de ese juego de cartas, que en mala hora pensó podría ganar. La verdad era que ese siete de picas no era de las suyas, y con seguridad el truco había sido preparado para excluirlo del juego y así repartir entre los tres que le acompañaban, los casi dos mil dólares que había colocado en el pote de la apuesta…Lo había pensado al comenzar, pero uno casi nunca respeta aquello que le brota desde bien adentro, con esa voz quejumbrosa y femenina que le advierte que lo que se dispone a hacer es una absoluta y total estupidez. Completar de último un grupo exiguo de tres jugadores, entre los cuales solo a uno distinguía vagamente, equivalía a llegar de último a la vida de tres amigos, que solamente esperarán un cuarto de hora como máximo, para tumbarlo de la silla y quedarse con lo suyo. Equivalió. Justo eso.
 
Ancízar se recorrió el rostro con las yemas de los dedos de una sola mano, mientras la otra hacía de palanca para poder ponerse nuevamente en pie…Debía alejarse de allí, no era un sitio para hacer de ciudadano insistente pone quejas. Miró para ambos lados, su sentido de la supervivencia estaba tan agudo y maltratado, que cualquier sombra le hacía dar un respingo. No tenía ni para tomar un taxi, pero de algún modo tendría que negociar su regreso al apartamento. En el cajón de la cómoda tenía para pagar, tenía incluso con que ir a otro sitio para tratar de recuperarse. El solo pensamiento le  causó un agudo padecimiento en sus costillas, que parecía ser el lugar de su cuerpo que había recibido mayor castigo.
 
Salió a la avenida. Al tercer intento, un taxi lo recogió y sin mirarlo alevosamente por el sitio donde se hallaba o por la hora, le preguntó hacia dónde iba. Él contestó que lo llevara a Pelayo y Otálora, y el conductor puso segunda, y aceleró. Parecía querer hacer rendir la  jornada nocturna, y eso que apenas eran las doce pasadas. Casi al llegar, Ancízar le explicó como quien no quiere la cosa, que debía aguardarlo un poco pues le habían robado, y para cancelar el servicio debía subir a su piso y sacar el importe de la cómoda. El taxista le dijo que perdiera cuidado pero que no se demorara. Al salir del auto, se apresuró mientras se felicitaba, pues al menos le había tocado un profesional, una persona sin prejuicios y equilibrada. Era algo para sumar en esta noche dolorosa.
 
Subió las escaleras de dos en dos, y la cabeza le dolió, como si de nuevo estuviera recibiendo los manazos, que no hace una hora le habían propinado unos nuevos “amigos”. Al regresar, el hombre encendió la máquina. Ancízar le entregó un billete grande, sabiendo que quedaría un poco menos de la mitad para devolverle, pero en un arranque imprevisto en él pero de alguna manera motivado, le dijo que se quedara con el cambio. El conductor sonrío, pero le contestó que su política era no aceptar propinas. Arrancó, dejándole el reembolso completo en la mano derecha, la de tirar los dados y ganar. Supo que con ese dinero, empezaría la siguiente apuesta.
 
Ancízar se recostó en la silla, sin ganas de dormir, pues sentía el peso de los golpes recibidos sobre todo en su pecho y también en el rostro. Con dificultad se reincorporó. Encendió la luz del vestíbulo y miró con cuidado en el espejo el daño recibido. Un pequeño corte en el superciliar derecho, raspaduras en ambos pómulos y en la oreja izquierda, sobre la que había caído tras recibir el puntapié de aquel que pensó era un jugador conocido. Se quitó la camisa y observó el plexo, donde ya empezaban a surgirlos moretones. Fue a la cocina, y colocó todo el hielo que pudo en uno de los guantes de lavar, lo anudó y lo puso contra la zona adolorida, pasándola de un lugar a otro, un momento aquí, otro allí. Se pasó el rato previo al alba, colocándose hielo en donde sentía dolor, hasta que el mismo sueño obró como calmante y lo venció sin resistencia de su parte.
 
OooooooO
 
Raquel se sirvió otra copa, y observó cómo se terminaba definitivamente la botella. Contra su naturaleza metódica y ordenada, había rasgado la etiqueta desde hacía un buen rato, y ahora lucía como si se acabara el remanente de alguna reunión de amigos, o de un encuentro social planeado para finiquitar algún negocio. Era mentira. Ya casi se había tomado 950cc de un Bordeaux francés, algo joven para su gusto pero perfecto para intentar emborracharse. Y, no lo había logrado, tal era su determinación por permanecer lo suficientemente consciente, como para no poder olvidar que había perdido el dinero que le habían encomendado, lo correspondiente a las pensiones de doce empleados de una fábrica de jabón, en la cual hacía de abogada y asesora de finanzas. Bueno. Quizá éso solo sería hasta hoy, cuando el revisor advirtiera el faltante y lo comunicara a la Gerencia. Casi seis años de esfuerzos laborales tirados a la basura, todo por su ambición de llegar a alguna parte mejor antes que todos, sin un plan, guiada únicamente por su maldita e inexistente intuición. Como si esa mierda tuviera algo de método o maldita consistencia. Iba a dar con sus huesos y con su culo bien formado por horas y horas de gimnasio, al suelo frío de la cárcel. A partir de mañana, como en el tema de Alberto Cortez que había sido su favorito cuando terminaba la prepa,tendría el estatus que se merecía, con un enterizo anaranjado, una sola dirección postal, y algunos años para dirimir esta distancia entre lo buscado,lo esperado y lo logrado. Como la maldita botella de vino, que hace horas pensó que no acabaría y ahí estaba, vacía como su martirizada alma de niña buena, maldito bagazo de las monjas del Liceo de la Buena Esperanza.
 
Desde el sofá de su pequeña sala, que no había visto una reunión social desde aquella lejana fecha del año pasado cuando inaugurara el piso, observó el living de paredes mandarina bajo la extraña luz color agua, y luego la puerta entrecerrada del cuarto de baño, donde el sonido de abrir y cerrar de un frasco de pastillas le hacía caricias en el oído para que fuera hasta allí y le rescatara de su soledad inmensa, envuelto como estaba en el aroma farmacéutico de "solamente yo puedo curar tus aflicciones". Había comenzado a tomar pastillas para dormir desde hacía unos meses, cuando empezó a sentir que la tensión espantosa de su día de trabajo no disminuía naturalmente al sentir deseos de irse a la cama, y por el contrario aumentaba cuando era ya necesariamente urgente que su cuerpo y su mente reposaran. Todo tenía su origen en ese maldito hábito que había adquirido en las vacaciones. Allí en las islas, en la noche sin fin con olor a playa y a comidas exuberantes, sin que nadie la vigilara y en medio de un absoluto enamoramiento que nunca antes había sentido, se entregó a la pasión del juego y se convirtió desde entonces en una compulsiva visitante de cuanto garito descubría. Llevaba casi un año jugando.
 
El frasco de pastillas le hacía murmullitos, pero estaba tan frenética que sabía que ni siquiera seis o siete píldoras le harían el efecto deseado. Más allá, lo sabía, corría el riesgo de producirse una lesión o simplemente, quedar en su cama dormida de una vez por todas. Y de eso no se trataba, el desespero no era tanto como para observar ese extremo en este momento. Por lo menos, no aun. Se rió ante la vana idea de terminarlo todo. Caviló idioteces sobre el concepto de la muerte, la imaginó como una dama solitaria que se sienta al lado de cualquiera, solamente con el deseo nunca satisfecho de ver algo diferente en sus ojos, y ante el misterio de advertirlos tan vacíos decide causarle algún dolor en el pecho, agudo, sin matarlo de un golpe, solo para ver cómo reacciona, de qué tamaño es su miedo.Luego pensó en la suerte y la imaginó muy parecida a la primera imagen, una dama solitaria que busca a quien beneficiar, para brindarle un motivo de alegría y ver cómo cambia la cara del jugador ante este suceso de fortuna. La imaginó, mejor, como un investigador que hiciera pruebas de acierto-error, dando una ojeada a quien juega y gana, para completar un estudio gigantesco del que nadie tiene noticia, pero que actualmente se ejecuta.
 
Raquel decidió abruptamente salir a probar esta noche, a pesar de que estaba casi borracha. Ya otras veces se había quedado sin dormir, buscando en un acto desesperado recuperarse de su presente escabroso, donde el pronóstico era tan negro que hasta el frasco de pastillas se sentía ganador y noche tras noche estaba aguardando que ella tomara la última decisión de destaparlo, mandándose su interior de una buena y postrera vez. Bajó, y con solo sentir el aire que entraba por las celosías al garaje, recuperó buena parte de su sobrio talante, entró al auto, calentó el motor durante medio minuto y luego partió rauda con dirección al downtown…

   AMOR SALVAJE ( MERCEDES PASTOR )                                             
 Arráncame la piel   
Pega tus labios a los míos
¡ quiero besarte toda la noche , amor ¡

 Enlaza tus piernas con las mías
dame toda tu pasión en esta 
salvaje noche de amor

Muévete sin miedo
no tengas pudor 
que no es nada malo
hacer salvajemente 
el amor.

 Quiero que me toques 
siento en las entrañas 
como si una tormenta 
llenara la habitación
Húndete en la cama
lánzame al vacío 
varias veces , amor 

 Mercedes Pastor
16-12-2012

Jose Huete García

UN HUECO VACÍO EN EL ALMA

Está triste el parque
Ya no pueblan bicicletas el verano
Ni en manos de los niños
Rueda amaestrado el aro.

Ya no trinan los jilgueros
Ni cantan los ruiseñores
Ni sonríen los rosales
Gozosos de mostrar sus colores.

Ya no se pueblan los bancos
Que en la penumbra se esconden
De amores cogidos de la mano
Ocultando deseos insomnes.

Ya no salta cantarina el agua
Desbordando de risas la fuentes
Cuando un barquito de papel
En ella irremediable se hunde.

Está triste mi ciudad
Se secó la vida en sus calles
Un manto pétreo y gris
La llenó de un metálico enjambre.

Ya no encuentran las huellas
De los sueños arrebolados
Los de mis pies caminantes
Que paso a paso la dibujaron.

¡Mi ciudad es una cuartilla en blanco
De los versos solo queda la piel
Ya nadie la escribe con los pies
Ni con el corazón en la mano.

(José M. Huete García. Diciembre 2012)
fotografia de:Guy Louis Banarès (París, Francia, 2 de diciembre de 1928 - 29 de marzo de 1991)  fotógrafo de modas y de publicidad francés
Guy Bourdin (62)




Las sombras son momentos, son como ráfagas fugaces que pasan... la luz es perenne, el devenir no la conmueve, permanece en el universo, con su proyección atemporal... Apuesta a la luz... apuesta a la eternidad...

Raquel Norma Smerkin Roitman



Humor grafico (ESPERA A QUE SE MUEVAN LAS CARICATURAS.)









domingo, 16 de diciembre de 2012

Al menos 28 personas, entre ellos 20 niños y el propio asesino, murieron en el tiroteo perpetrado hoy por un hombre en una escuela de primaria del estado norteamericano de Connecticut.
“El mar” - Jorge Luis Borges

Antes que el sueño (o el terror) tejiera
Mitologías y cosmogonías,
Antes que el tiempo se acuñara en días,
El mar, el siempre mar, ya estaba y era.
¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento
Y antiguo ser que roe los pilares
De la tierra y es uno y muchos mares
Y abismo y resplandor y azar y viento?
Quien lo mira lo ve por vez primera,
Siempre. Con el asombro que las cosas
Elementales dejan, las hermosas
Tardes, la luna, el fuego de una hoguera.
¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día
Ulterior que sucede a la agonía.

martes, 13 de noviembre de 2012


Héctor Abad Gómez, médico colombiano, cae asesinado en el centro de Medellín a manos de un par de sicarios. En su bolsillo, dos papeles meticulosamente doblados: una lista de las personas amenazadas de muerte por la derecha iracunda (donde 
figuraba su nombre), y un poema, “Epitafio”, que el autor le atribuye a Borges:



Ya somos el olvido que seremos.

El polvo elemental que nos ignora

y que fue el rojo Adán, y que es ahora,

todos los hombres, y que no veremos.



Ya somos en la tumba las dos fechas

del principio y el término. La caja,

la obscena corrupción y la mortaja,

los triunfos de la muerte, y las endechas.



No soy el insensato que se aferra

al mágico sonido de su nombre.

Pienso con esperanza en aquel hombre



que no sabrá que fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del Cielo

esta meditación es un consuelo.

Mayte Arenas Martinez
Entre las brumas...
Me despierto entre sudores y recuerdos de un sueño efimero entre las brumas del alba.
Las letras se aglomeran en mi mente
pero cuando mis dedos danzan sobre el teclado,
se difuminan en la nada ,cual humo se llevara el viento
entre suspiros intento bordar un poema de esperanzas
quizas asi aprenda a mirar hacia atras sin que mis heridas
vuelvan a sangrar de nuevo.
Mayte Arenas.

sábado, 10 de noviembre de 2012


Soy mi propia luna...Raquel Norma Smerkin Roitman

Soy mi propia luna,
encontré dentro mío,
esa paz taciturna,
que ostenta la luna,
y de tanto darme su
tenue brillo,
absorbiendo su esencia
blanquecina,
me convertí en ella,
y dentro mío,
la honro en cada
pedazo de cielo nocturno,
en cada estrella...
Desde que soy
mi propia luna,
no necesito elevarme
con un vuelo rasante
hacia el cielo...
La tengo incorporada,
siempre estoy elevada,
junto a ella
aunque no se vea mi alma,
aunque mi espíritu
de emoción se desvanezca...
Soy mi propia luna,
me lava el aire astral,
con su pulular por mi tierra,
recibo el reflejo del sol,
con humildad y con fervor,
porque a él le debo
todo mi amor...
A su imagen y semejanza
estoy hecha,
por eso soy mi propia luna
que quiere ser libre,
ama con pasión a las estrellas,
pero no quiere quedar esclavizada
en ninguna de ellas...
Si me ves flotar en la inmensidad,
reconóceme, recuérdame,
soy la misma que escribe
prosas y versos,
pero desde lejos,
desde ser luna,
muy dentro...



Martha Lyda Marulanda Rodriguez

~~♫ EN EL ANDEN.~~♪
♫ En las amplias y lugubres avenidas
de mi trasegada existencia,
duerme tranquilo el primer beso
alli, sobre el anden de los recuerdos;
pasan los transeuntes amores
que como llegan se alejan,
el los observa con su inocencia
de tiempo viejo, dulce de castidad añeja.
Incorrupto vive en el altar
de los bellos recuerdos sagrados ruborizados
de una irrepetible primavera,
acunado en el danzar de Strauss
y su magico danubio azul.
Nada lastima la nivea sensacion
no contaminada de caricias
mundanas y pasajeras.
Cada amor trae un beso nuevo
multiplicado y acomodado
de un deseo vibrante y diferente;
solo se llevan un poco de sentir
y dejan la huella del cansancio
en la fragancia del encuentro fugaz
¡ pasajero al fin ! se marchan
por el frio asfalto del desengaño
y del desamor. Mi alma atesora
solo un poco de cemento y arcilla
de besos casuales e insipidos
almacenandolos en la bodega del olvido,
quiza les escriba un verso como homenaje
al instante vivido, al fuego artificial
de luces de fantasias instantaneas.
Y sigue dormido en el anden de lo inmortal,
mi dulce e inocente primer beso,
aunque ya no estan los labios
que compartieron tanta miel,
el seguira alli, esperando el momento
de partir a buscar la eternidad
en los labios yertos y desteñidos
de mi agonia final, acompasados
con el viejo vals, y los zapatitos
color luna, dormiremos por fin
¡ en el anden de los elegidos !!♫
♫ MARTHA LYDA MARULANDA RODRIGUEZ ♪
La poeta irreverente
Viejo Oeste
Viejo Oeste, Salvaje Oeste, Lejano Oeste o la Frontera (en inglés Old West, Wild West, Far West o The Frontier) son los términos con que se denomina popularmente a los hechos históricos (con sus personajes protagonistas) que tuv
ieron lugar en el siglo XIX durante la expansión de la frontera de los Estados Unidos de América hacia la costa del océano Pacífico Aunque la colonización del territorio comenzó en el siglo XVI con la llegada de los europeos, el objetivo de alcanzar la costa oeste se debió principalmente a la iniciativa gubernamental del presidente Thomas Jefferson, tras la Compra de la Luisiana en 1803. La expansión de la frontera fue considerada como una búsqueda de oportunidades y progreso.
Esta incesante y prolongada migración de gentes hacia el oeste desplazó culturas ancestrales y oprimió a minorías étnicas de amerindios. En contraste, el período suscitó importantes avances en la industria, las comunicaciones y la agricultura, a costa en muchos casos de una intensa explotación de los recursos humanos y naturales.
Estos eventos históricos, origen de un mito nacional en los Estados Unidos (conocido como «Mito de la Frontera»), han sido recreados por diversas manifestaciones del arte, agrupadas bajo el género western.Este género narra historias de cowboys, pioneros, «nobles» amerindios, gambusinos, empresarios, etc.; historias de gentes de variada condición que emprendieron la aventura del oeste con la esperanza de alcanzar el éxito personal pero que acabaron, no pocas veces, enfrentadas a la justicia o a la fatalidad del destino. Los estudios actuales consideran que detrás de esta mitificación se esconde una realidad más compleja, por lo que se tiende a replantear el papel de todos los actores que participaron en aquella coyuntura social, económica y cultural que fue la frontera estadounidense en el siglo XIX.
La frontera en la historia estadounidense
La «frontera» es un concepto que, en la historia de los Estados Unidos, hace alusión al avance y la búsqueda de oportunidades dentro de un territorio desconocido. En palabras de un autor moderno:
La frontera es aquel lugar donde la civilización puede avanzar a costa de lo salvaje. Es una delgada línea geográfica donde lo viejo y lo nuevo, lo conocido y lo desconocido se encuentran y se ponen límites.A principios del siglo XIX, el Oeste era considerado un territorio salvaje e inhóspito, con escasas posibilidades de ser habitado En esta opinión no influía el hecho de que los pueblos amerindios llevaban varios milenios viviendo en él. El avance del «Este civilizado» sobre el «Oeste salvaje» fue el encuentro y el choque entre dos mundos excluyentes. La apropiación de territorios y el desplazamiento de los nativos se justificó con la doctrina del «destino manifiesto», una ideología que afirmaba que todos estos sucesos eran parte de un plan divino previsto para Norteamérica y el mundo. En 1825, un político de Misuri llamado Thomas Hart Benton defendió la colonización alegando que su propósito era llevar a todos los pueblos «grandes y maravillosos beneficios a través de la ciencia, los principios liberales de gobierno y la verdadera religión».En 1893, una vez pasado el período de expansión, Frederick Jackson Turner presentó su tesis «Significado de la frontera en la historia de los Estados Unidos», más conocida como Tesis de la Frontera (Frontier Thesis) o Tesis de Turner (Turner Thesis). En ella destacó la mezcla y fusión de razas el logro de la solidaridad entre las distintas regiones, la acción del gobierno al impulsar las comunicaciones y la creación de una personalidad nacional. Lo más importante, sin embargo, fue:
…la promoción de la democracia aquí y en Europa (…) el individualismo desde el comienzo ha promovido la democracia (…) significa el triunfo de la frontera con todos sus buenos y malos derroteros.Con el tiempo, la frontera se convirtió en un mito en los Estados Unidos.Todo lo acontecido en el oeste —bueno o malo— sirvió para forjar la personalidad del país a través de valores como la búsqueda de oportunidades, la aplicación de soluciones prácticas, la actitud enérgica ante las dificultades, la capacidad de innovación y el esfuerzo orientado al progreso. En definitiva:
…un escape y un lugar de esperanza para aquellos dispuestos y capaces de tomar el futuro en sus propias manos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Viejo_Oeste
Esta pintura muestra "Destino Manifiesto" (la creencia religiosa de que los Estados Unidos deberían expandirse desde el Océano Atlántico hasta el Océano Pacífico en el nombre de Dios ). En 1872 el artista John Gast pintó una escena popular de la gente que se mueve al oeste que captó la visión de los estadounidenses en el momento. Se llama "Espíritu de la Frontera" y ampliamente distribuido como un grabado retrata colonos se desplazan al oeste, guiado y protegido por una cifra similar a la diosa de Columbia y con la ayuda de la tecnología ( ferrocarriles , telégrafos), conducir los nativos americanos y los bisontes en el olvido. También es importante tener en cuenta que es lo que el ángel "light" como testigo en el lado oriental de la pintura en un asombroso viaje hacia la "oscura" del oeste.

martes, 9 de octubre de 2012



 Silvia Martínez Coronel (página de su creación poética y narrativa)

Todos ,invitados a leer y comentar. Si desean hacerse miembros de mi página, en la portada de la misma, cliquear en el ME GUSTA
CINCO SENTIDOS

Subir y bajar por tu piel olorosa
a sabores humanos-efluvios de la naturaleza
sabia en amores sin desperdicio
plena en el arte del goce de estar vivos
fuente de agua y miel son tus hombros, espalda, boca
bordeo tus costados y me adentro en el bosque luminoso
cierro los ojos al paraíso no perdido
te tomo con mi cuerpo y con mi sombra
oigo mis sonidos-tus sonidos
siento la vida que me sobra
me agito en el centro de tu centro
abrimos los ojos, y nos vemos.

SILVIA MARTÍNEZ CORONEL
DERECHOS RESERVADOS

Raquel Norma Smerkin Roitman

Una llama

Una llama es un continuo fluir de la vida, se enciende al roce de las piedras, se descubre como una magia divina...
Una llama habla por sí sola, te cuenta millones de milenarias historias, te conversa del vínculo íntimo que ha tenido con el hombre, y el asombro que sintió cuando la descubrió...
Cambio todo desde ese mismo momento, pudo calentar los alimentos, pudo abrigarse del invierno, pudo fundir el acero...
Una llama, una pequeña llama representa todo un proceso de conocimiento, una forma de ritual, en donde la ceremonia era todo un agasajo de misterios...
Una llama que puede que la apague el viento, y se vuelva a encender, cuando el hombre quiera, o por la acción del sol, cuando la vegetación recalienta, una llama que guarda en su memoria, también un cierto romanticismo, alumbrando al amor, a través de la historia, encendiendo con su luz el corazón del amor...
Pero como todo, mal utilizada es un elemento peligroso, puede causar enormes incendios, que se apagan con grandes cantidades de agua, o una lluvia fuerte, que sabiamente caiga del cielo, cuando peligran las almas...

Raquel Norma Smerkin Roitman

Jose Ignacio Restrepo Arbelaez

TENGO TANTO DE TI

Al oído la reseca turbiedad,
lanza agua sincera por los ojos,
y no queda segundo por vivirse
que no lleve ese manto con su nombre...
De sus alas,
gastadas, majestuosas,
ni te canto o digo una palabra,
pues volaron tanto
y tu epidermis
les sirvió para dejarlo todo...
Un precioso cortejo te propongo
paleta de sentimientos adyacentes
sencillos, delicados, reverentes
y sin embargo, por nuevos inauditos...
Y te lo dejo escrito sin tristeza
con volutas de humo adormecidas,
a sabiendas que el viento
es lo que quiere,
náufrago de tu oficio enamorado,
las llevará volando
a cualquier lado,
y dejará el olvido en tu regazo,
sin mi nombre que mostraba el rumbo,
ni mi abrazo que decía todo,
que soy como sonámbulo
en tus brazos,
que cuando besas mi boca
es un augurio,
de que todo pasará,
todo lo bueno,
y sin embargo miento cuando juro,
que mi amor a tu lado siempre está,
pues te persigo sombra,
cuando sales,
¿ a dónde vas sin mi, cuando me dejas ?
¿ de quién te olvidas pronto,
cuando en la boca me siembras ese beso,
que dormita desde ya en mi corazón ?


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

Silvia Rodríguez Ares
Octubre es lento.
En pleno vuelo voy juntando
eternidades
y una jaula que contenga amaneceres
rojos
(de metal)
para olvidar.

Silvia R. Ares

lunes, 1 de octubre de 2012



Celluz Celeste Luz

AMOR ENMASCARADO

¿Qué esconde el brillo
de tu sonrisa blanca
y espejeada?

Que no me puedo resistir
a sus destellos,
de dulce saeta apasionada.

¿Qué oculta el resplandor
de tus ojos
y el exquisito fin de tu mirada?

Que deseo ser la sed
de tus antojos
y el secreto que lleves a tu almohada.

¿Qué simulan tus manos
y tus gestos
de paloma en suave vuelo apresurada?

Que me hierven la piel
y el sentimiento
por sentirme entre tu pecho enamorada.

CelesteLuz© Todos los derechos reservados 2.012


Jose Huete García
HALO
Amor,
hoy mis versos no son apasionados,
el gallo cantó como de costumbre
su alarde de macho reinante,
La Luna se asomó a mi ventana
para despedirse con un beso en mi frente,
el mar me ha susurrado al oído
las viejas historias que dibujan el horizonte.
la llama de la vela en su pausado vaivén
me ha traído el ondular de tus caderas,
como siempre.

Mas, una ráfaga de viento,
blanca y gélida como la nieve,
ha recorrido toda mi espalda
y penetrado por las rendijas de mi alma,
de repente.

Se ha silenciado el canto del gallo,
La Luna ha corrido despavorida
a refugiarse en una nube negra
con relámpagos entre sus dientes,
el mar se ha callado, displicente,
la llama de tus caderas
ha apagado al ardor de tu vientre...

De mi blanca cuartilla
ha sido borrada hasta la última letra
de esos versos de pasión irreverente,
y mis dedos atemorizados
a recorrer los lindes de tu deseo
ya no se atreven.

Quizás,
esta madrugada me ha rozado
ese halo de viento del Norte,
cuando tus labios de fresa madura.
sin vida se han quedado,
y en ellos he encontrado
la frigidez de todo lo que muere.

(José M. Huete Gacía. julio 2012)

TRAS LAS AMAPOLAS: TRISTEZA




NOSTALGIA POR LUISA GARCIA

El mediodía hacendoso
ha cortado las naranjas
colgando de una mueca
sus labios de coco.

Se humedecen blancos
la respiración pausada
un reptil de agonía
se cocina en su boca.

Es que miente y miente
sobre cada motivo
que su paso es mas lento
porque toma buen vino.

La mirada se le pierde
tras un hilo de perfume
y un fantasma de nube
se recuesta en su beso.

Miente y miente
tejiendo travesuras
cosquillas a deshoras
bajo la guillotina
de la turbia noche.

De cualquier suceso
se burla o se sonríe
llora y se queda escindido
entre recuerdos viejos
y algún nuevo alarido
quietos en el dintel
del enojoso espejo.

Dice que las naranjas
son senos muy solos
con zumo de tristeza
saliendo a chorros.

En su aspereza vive
un largo domingo
ausente de familia
callada cruz que carga
sin mas abrigo!



LUISA GARCIA
30/09/12







La roca detrás del genio, la mujer de piedra.



"Hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido". Cuando se le preguntaba a Mileva Maric por qué no firmaba los artículos que elaboraba junto a su esposo, su respuesta era: "Wir sind ein Stein!" , que en alemán significa "somos una piedra".



Mileva Maric y Albert Einstein se conocieron en la Universidad Politécnica de Zürich a finales del siglo XIX. Maric era la única mujer que estudiaba matemáticas y física en aquella universidad. En 1896 iniciaron una relación sentimental y Einstein estaba fascinado por la intensa colaboración intelectual que recibía de parte de su compañera serbia. A la única persona que disgustaba aquella relación era a la madre del genio, una alemana misógina y xenófoba, que nunca vio con buenos ojos a la serbia: “Ella es un libro igual que tú, pero lo que tú necesitas es una mujer. Cuando tengas 30 años, ella será una vieja bruja”.


Mileva Maric y Alberto Einstein a finales del siglo XIX



Como sea, la pareja estaba flechada porque ambos hablaban el mismo lenguaje: ella le dio clases de matemáticas (que nunca fueron el fuerte de Einstein), preparaban juntos sus exámenes y compartían el mismo interés por la ciencia y por la música. Einstein le escribió en 1900: “Estoy solo con todo el mundo, salvo contigo. Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, alguien igual a mí en todos los aspectos, tan fuerte y autónoma como yo”.


En 1902, Einstein se trasladó a la ciudad de Berna, Suiza, donde consiguió empleo en una oficina de patentes. Tras cinco años de convivencia Albert y Mileva terminaron casándose a comienzos de 1903 y tuvieron su primer hijo al año siguiente. En sus ratos libres, Einstein desarrolló, entre otras cosas, la Teoría de la relatividad especial que habría de revolucionar la física moderna. Los frutos de su trabajo fueron publicados en 1905, en la -en aquel entonces- prestigiosa revista Annalen der Physik.



Un ejemplar de "Anales de la Física"



Cuando se le preguntaba a Mileva por qué no firmaba los artículos que elaboraba junto a su esposo, su respuesta era: "Wir sind ein Stein!" (Somos Einstein), que en alemán significa “somos una piedra”.



Esta es más o menos la historia oficial, la que todos sabemos; pero se puede ahondar un poco más en la vida privada del genio, en sus inicios y sobre todo, en la relación con su primera esposa.

Aunque Mileva fue una sobresaliente matemática, nunca terminó formalmente sus estudios, en cambio Albert pudo defender su tesis doctoral en 1905. Para 1908, Einstein consiguió finalmente un puesto de profesor en la Universidad de Berna. En cuanto a Mileva, el matrimonio la obligó a abandonar definitivamente la universidad y la física.

Existen varias cartas del noviazgo en las que Einstein debate con ella sus ideas de la relatividad e inclusive se refiere a “nuestra teoría” y le da un trato de colega. A partir de estas evidencias hay estudiosos que concluyen que las ideas fundamentales de la teoría de la relatividad fueron de Mileva Maric, quien no pudo continuar con su carrera puesto que se hizo cargo del cuidado de los hijos, uno con retraso mental, lo que desde luego le exigió más cuidados maternales. Incluso ahora se sabe que engendraron una niña en 1902, antes de casarse, de la cual se sabe muy poco, sólo que la entregaron en adopción.

Mientras ella cuidaba de sus hijos y renunciaba a la ciencia, Einstein desde su puesto académico tuvo el tiempo suficiente para concluir sus estudios y desde luego para desarrollar la teoría, de la que se sabe ahora, no todo el crédito era suyo. En esa pareja de físicos alguien tenía que cuidar a los niños, alguien tenía que lavar y preparar la comida; y ése fue el papel que Einstein y la sociedad patriarcal asignaron a Mileva, quien subordinó todas sus aspiraciones a los objetivos de su esposo y puso todos sus conocimientos a su servicio.

Mileva Maric y sus hijos, Albert y Eduardo



"Mi gran Albert ha llegado a ser célebre, físico respetado por los expertos que se entusiasman por él. Trabaja incansablemente en sus problemas. Puedo decir que sólo para eso vive. Tengo que admitir, no sin vergüenza, que para él somos secundarios y poco importantes", escribía Mileva a unos amigos. Einstein a su vez admitía: "Nuestra vida en común se ha vuelto imposible, hasta deprimente, aunque no sé decir por qué".


Con el paso del tiempo la relación se tornó disfuncional. Ella ya no le resultaba divertida y tampoco le aportaba nuevas ideas ni conocimientos. Las “Reglas de conducta” que Albert Einstein le impuso por escrito en 1914 son una cruda muestra de su autoritarismo y, a su vez, del machismo y violencia sicológica que ejerció en contra de Mileva:


“A. Te encargarás de que:

mi ropa esté en orden,
que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación,
que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.


B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que:

me siente junto a ti en casa,
que salga o viaje contigo.


C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo:

no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello,
deberás responder de inmediato cuando te hable,
deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuanto te lo diga.


D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho.”

Con este tipo de imposiciones obviamente que las cosas no funcionarían nunca, por lo que los Einstein terminaron separándose en 1914. Einstein volvió a casarse en 1915 con una de sus primas, Elsa Einstein, quien también era divorciada y tenía dos hijas. Esta nueva relación marital fue como un necesario soplo de vida para el aún desconocido físico, ya que apenas un año después y con una inusual lucidez y energía dio a conocer su famosa Teoría General de la Relatividad.

Elsa Einstein, prima y segunda esposa del genio



Elsa fue la mujer sumisa que Einstein buscaba. En silencio y total sumisión supo mantenerse a prudente distancia, dedicada al hogar y facilitándole el trabajo de investigación. Su doméstica obediencia dio un paso más cuando aceptó organizarle la agenda y restringirle el número de visitantes que aspiraban hablar con él, a medida que crecía su fama.



De los hechos se desprende que Einstein nunca necesitó una esposa sino una secretaria, y que no quiso formar una pareja científica ni conceder crédito alguno en su teoría a su ex esposa Mileva. Quizá por eso, de alguna manera le pagó por su aporte, al otorgarle el dinero que ganó por el Premio Nobel de Física.



Un detalle bastante revelador aportado por la feminista alemana Senta Trömel-Plözt es que, cuando Albert y Mileva se separaron oficialmente en 1919, el documento del divorcio incluyó una cláusula de que, en caso de recibir Einstein algún premio por los artículos publicados en 1905 en los Annalen der Physik, debía entregárselo íntegramente a Mileva. ¿Tenía la esperanza Mileva que ese trabajo revolucionaría al mundo? ¿Cómo pudo saberlo si no fue parte del mismo? Fue en los años de su vida conjunta, hasta 1914, cuando nacieron las obras más importantes de Einstein, por lo que algunos creen que el papel de su mujer era significativo, sobre todo en matemáticas, materia en la que alguna vez brilló en su Facultad.
Mileva Maric

Y fue así que en 1921 Albert Einstein ganó el Nobel de Física por sus publicaciones de 1905, y un año después le entregó la totalidad del dinero del premio a su ex-esposa. Y también hay que decirlo: Einstein era un misógino empedernido. Estaba convencido de que “muy pocas mujeres son creativas. No enviaría a mi hija a estudiar física. Estoy contento de que mi segunda mujer no sepa nada de ciencia”. Decía también que “la ciencia agría a las mujeres”, de ahí la opinión que tenía de Marie Curie: “nunca ha escuchado cantar a los pájaros”. Aun así, dentro de ese machismo recalcitrante, fue quien acuñó la célebre frase: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Mileva vivió hasta el último de sus días en Zúrich, en un apartamento con vista a la facultad en la que estudiaron juntos. El piso fue comprado justamente con el dinero del Premio Nobel.

Sirva este pequeño retrato de Mileva Maric como homenaje a esas miles, millones de abnegadas esposas y madres, que han sacrificado sus sueños, carreras e ideales, porque el instinto maternal y el amor han sido más fuertes que el estatus.

"La gente más feliz, no necesariamente tiene lo mejor de todo; simplemente disfrutan al máximo de todo lo que está en su camino"










domingo, 30 de septiembre de 2012



Los dos miedos-Ramón de Campoamor
I

Al comenzar la noche de aquel día,
Ella, lejos de mí,
"¿Por qué te acercas tanto? -me decía-,
¡Tengo miedo de ti!"

II

Y, después que la noche hubo pasado,
Dijo, cerca de mí:
"¿Por qué te alejas tanto de mi lado?
¡Tengo miedo sin ti!"

    Versos otoñales 

    Alfonsina Storni

      Al mirar mis mejillas, que ayer estaban rojas,
      He sentido el otoño; sus achaques de viejo
      Me han llenado de miedo; me ha contado el espejo
      Que nieva en mis cabellos mientras caen las hojas.
      ¡Que curioso destino! Me ha golpeado a las puertas
      En plena primavera para brindarme nieve
      Y mis manos se hielan bajo la presión leve
      De cien rosas azules sobre sus dedos muertas.
      Ya me siento invadida totalmente de hielo;
      Castañean mis dientes mientras el sol, afuera,
      Pone manchas de oro, tal como en primavera,
      Y ríe en la ensondada profundidad del cielo.
      Y lloro lentamente, con un dolor maldito
      Con un dolor que pesa sobre mis fibras todas,
      ¡Oh, la pálida muerte que me ofrece sus bodas
      Y el borroso misterio cargado de infinito!
      ¡Pero yo me rebelo! ¿Cómo esta forma humana
      Que costó a la materia tantas transformaciones
      Me mata, pecho adentro, todas las ilusiones
      Y me brinda la noche casi en plena mañana?
Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces, si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas
» Antonio Buero Vallejo

Sí, trabajar en Hollywood da una cierta experiencia en el campo de la prostitución

jueves, 13 de septiembre de 2012





Cecilia Margarita Vargas Retamal
ANACORETA

Me he ganado este derecho , anacoreta.
Enfilaré mis dolorosos pies
por los caminos de adentro,
si me pierdo en el recuerdo
ve a reclamarle a tus ausencias,
mi nombre esta grabado en tu memoria
con la honrada intrepidez de alguna lágrima.

Te dejo como testamento,
la hora mas negra de la noche,
esa que precede al amanecer
allí cavé los pozos donde sepultar
mi voz enronquecida de penas
pero vaciados los cántaros de envidias,
de mi boca jamas escucharas un arrogante, mío,
prefiero pronunciar unidos.

! Ay ! si supieras como me desquicia,
esa mentira gigante de los egos ...
Escotoma en el alma del que quiera ver
egoísmo en mi palabra,
y por eso me voy .

Te heredo , la mengua de mis doce lunas ,
cuando la inocencia aun danzaba en mis ojos
la huella indeleble de mis dedos en tu rostro,
la raíz de mis quimeras para que broten
perfumadas margaritas en tu vientre.

Te regalaré el siseo de mis huesos
a través los tiempos constelados.
Te dejo con tu paz, mi muchacho de siglos,
de palomas en las manos
fiel amigo y portador de mis palabras,
las mismas que con tesón guardas en tu pecho,
no olvides que mil vidas ya han pasado
bajo nuestros puentes
y el eco del pasado se acerca con premura,
allí te espero , mas allá de estas fronteras.

Cecilia Vargas R.
Septiembre / 2012 /


Martha Lyda Marulanda Rodriguez
♪♪~ PALABRAS PARA TI. {♫♪☼
♫☼ Hombre que vives en mi sentimiento
que moras al otro lado del mar,
se que estoy en tu pensamiento
aunque lo intentes negar.~~~
Quisiera una sencilla manera
tierna y dulce para ti inventar,
y decirte que te amo ¡ mi dulce quimera !
atrapandote en mis mueños para poderte amar.~~~
Rompe ya las cadenas
que te impiden quererme,
amame con la sangre ardiente de tus venas
calciname en el fuego de tu mirar.~~~
Espero anhelante por ti
al otro lado del mar bravio,
desliza tus callados sueños hasta mi
disfrutemos este sentimiento tuyo y mio.~~~
No temas amarme...
no temas quererme...
no temas soñarme...
no temas tenerme.~♫☼♪
♫ MARTHA LYDA MARULANDA RODRIGUEZ. ♪
La poeta irreverente.

PASSION - ATA: LO QUE PERMANECEAmor,a veces, siento una muda ...

PASSION - ATA: LO QUE PERMANECE Amor, a veces, siento una muda ...: LO QUE PERMANECE Amor, a veces, siento una muda inquietd cuando te pienso, trastocas el mapa del tiempo, ese calendario, ...

lunes, 10 de septiembre de 2012

lunes, 3 de septiembre de 2012


ERES MI VIDA...MAYTE ARENAS
En tus ojos veo el dolor
en tu mirada la pasión
ámame en el silencio de la noche
lléname de mieles de esperanzas
hazme saber que nuestro amor sera 
por siempre eterno
me quemo entre las cálidas llamas de tus brazos
me gustaría poder hacerte el mejor de los poemas
los mas bellos versos jamas escritos
siempre seras mi guía,mas importante que la propia vida
porque alientas en mi la esencia pura del mas dulce amor 
y el placer de recordar siempre nuestra historia
las permanentes alegrías a lo largo de estos 20 años
mi ser se consolida y te ama con mas fuerza 
eres como la barca que me rescato de la galerna ,
y libre y a salvo seguiré por siempre es este puerto tuyo...

lunes, 30 de julio de 2012



Miguel Hernández enamorado

Josefina, su mujer, Maruja Mallo y María Cegarra fueron sus tres musas
Marta Jurado | Madrid
Actualizado martes 23/03/2010 20:29 horas

Fue el poeta del pueblo, el hombre que encontró en la huerta y en el compromiso social y político parte de la inspiración que necesitaba. Pero sólo parte. Las mujeres fueron una parte central en la vida y en la obra de Miguel Hernández, aunque casi nadie (incluidos los implicados en la celebración de su centenario) hayan caído en ello.

La fuente de inspiración de un poeta no es fruto de una sola experiencia sino de varias y, sobre todo, si éstas son dolorosas. Es el caso de Hernández. Y la prueba está en el poemario amoroso por excelencia de Miguel Hernández, 'El rayo que no cesa' publicado en 1936. Los biógrafos se han referido a las tres mujeres que se pueden identificar entre sus versos, protagonistas en la época de mayor plenitud amorosa y sexual en la vida de Hernández.

La esposa

Josefina Manresa fue su primera novia y su esposa, la mujer a la que conoció en 1934 y a la que sólo osó dirigirse varios meses después. A esta modista de Jaén Hernández le escribe sus poemas de iniciación, 'Satélite de ti / no hago otra cosa sino es labor de recordarte'.


Los versos para Manresa "tienen un carácter sentimental más que apasionado", declara Francisco Esteve, presidente de la Asociación de Amigos de Miguel Hernández. "Josefina era una persona sencilla, de tradición católica y muy clásica", añade. 'Me tiraste un limón', incluido en el 'El rayo que no cesa', es una clara alusión a esa mujer recatada que se mostraba esquiva ante los intentos apasionados de Miguel de besarla. 'Te me mueres de casta y de sencilla' reprocha Hernández en otro poema a la 'pastora de sus besos'.

Puede que Josefina Manresa representara el amor convencional, pero su relación fue "por desgracia, tormentosa, llena de dolor", según explica Francisco Esteve. La Guerra Civil tuvo mucho que ver con ello. Sin embargo, "eso fue una satisfacción para su obra literaria. Un volcán amoroso que explota en su poesía y en su epistolario". Recalca el presidente de la Asociación.

El amor con Josefina está además plagado de ausencias. Su relación fundamentalmente epistolar comienza con la carta que Miguel escribe en diciembre de 1934 dirigida con un 'Para ti', y finaliza con una nota escrita en un trozo de papel higiénico sin fecha, poco antes de su fallecimiento en la cárcel de Alicante . La primer, rebosa ternura; la última está llena de reproches. Y eso, pese a la gratísima experiencia de la paternidad para Hernández. "Es uno de los pocos poetas de la literatura moderna que tiene poemas dedicados a su hijo y en los que el sentido de la prolongación de la vida está tan presente", dice el Presidente de la Asociación de amigos de Miguel Hernández"

La 'Canción al esposo Soldado' hace un claro guiño a Josefina Manresa y a su hijo según el biógrafo Jose Luis Ferris. "He poblado tu vientre de amor y sementera/ esposa de mi piel, gran trago de mi vida".

Maruja Mallo. | EL MUNDO.es
El amor intelectual

Pese a que Josefina supuso un rol central en su vida y fue la que tras su muerte se esforzó en mantener su legado, no fue la única mujer. A medida que se enfriaba su matrimonio y que Hernández ampliaba horizontes, conoció a otras personas. Por ejemplo, Maruja Mallo . La pintora gallega de la Escuela de Vallecas también conquistó, entre otros a Rafael Alberti. "El encuentro entre Miguel y Maruja fue afectivo e íntimo. Marcó al fogoso Miguel e inspiró sonetos como "Tus sustanciales besos, mi sustento, me faltan y muero sobre mayo". De hecho, el biógrafo José Luis Ferris asegura que la mayoría de los sonetos de 'El rayo que no cesa' están dedicados a ella, pese a dificultad de relacionar poemas con personas.

El amor marinero

Y no hay dos, sin tres. Tras el desengaño amoroso de la relación con Maruja, aparece la figura de la murciana María Cegarra con la que se encuentra en Congresos de la Unión y con la que se identifican las alusiones al mar. Este proceso se concluye a finales del año 35, cuando escribe al padre de Josefina, el guardia civil, Manuel Manresa, para reconquistar a su novia de toda la vida. Lo hace con éxito y le dedica 'El rayo que no cesa', según el epistolario del poeta. Allí le reconoce a Josefina que en Madrid ha conocido a muchas mujeres pero ella se diferencia de todas ellas. Por eso le escribe en la primera página del manuscrito: "A ti sola, en cumplimiento de una promesa que habrás olvidado como si fuera tuya".

"Un poeta escribe a través de sus heridas", según Leopoldo de Luis, y en este caso nos encontramos con una prolífica producción literaria por el flujo de heridas que hubo en la vida de Miguel Hernández. La del amor, la de la vida, la de la muerte. "Se podría decir que Josefina era la 'Beatriz' de Miguel Hernández, con el valor añadido que da la ausencia como elemento de fervor", resume Francisco Esteve.

Un último detalle. El libro que Miguel Hernández trajo bajo el brazo cuando llegó a Madrid buscando su publicación era 'Silbo vulnerado'. La idea del título vino del silbido especial que Miguel hacía al aproximarse a la casa cuartel donde vivía Josefina para que ésta lo identificase. Pues bien, la modista, tenía un loro que imitó ese sonido y produjo el enfado de Josefina.
Fotografia de Josefina, la mujer de Miguel Hernández. | El Mundo
Fuente:http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/22/cultura/1269249636.html


Poema CIL
de Victor Cruz, el Lunes, 30 de Julio de 2012 a la(s) 8:04 ·
Mis ojos lentamente empiezo a cerrar,
Y aquel manto azul me comienza a cubrir,
Los rayos del sol ya no pueden hablar.
Ya llegó el momento del azul vivir.
-
-
Y cierro los ojos, comienzo a volar,
Vuelo por verde jardín, tan lleno de paz,
Dónde veo tantas flores florecer,
Dónde escucho a tantas rosas suspirar
Dónde veo tantos colores nacer,
Dónde escucho tantas estrellas brillar,
Es allí dónde hay un cielo tan azul,
Es allí dónde está el palacio azul.
-
-
Sus puertas de zafiro lentas se abren,
Es un palacio tan perfecto en verdad,
Ubicado en el centro de azules valles,
Dónde hay tanto azul, el azul de verdad.
-
-
Ella está allí, tan bella, siempre la veo,
Y siempre tan hermosa, siempre la observo,
Su sonrisa, perfecta dama plateada,
Ahuyenta el gris, me regala el sonreir.
Sus ojitos, mi todo los adoraba,
Los adora; pintan de azul el vivir.
-
-
Siempre tu estás en el palacio azul,
Cada noche, te veo allí, siempre,
Siempre tu estás en el palacio azul,
Siempre en mi pensar estás presente,
Mi hada azul tu castillo es este.
-
-
Cada noche, en el palacio azul,
Tu, mi hada azul estás allí, siempre.
Cada noche en el palacio azul,
Mi dulce hada azul, tu estás siempre.
Y vive siempre allí, es sólo para ti.


LAS CHIMENEAS

El Coronel Sabirón
Pimentel de Bustamante
fue Ingeniero Comandante
de la plaza de Gijón;
y faltando alojamiento
proyectó el tal Coronel
de nueva planta un cuartel
para todo un regimiento.

El proyecto concluido
según el reglamentario,
por el conducto ordinario
a Madrid fue dirigido
a la Real aprobación;
y esperando honra y provecho
quedóse tan satisfecho
el Coronel Sabirón.

Ya llegado al Ministerio
el proyecto de cuartel,
lo informa otro Coronel
de diferente criterio:
el Coronel Palareas,
el cual es de otra opinión
distinta de Sabirón
en cuestión de chimeneas;
y tiene como verdad
que las redondas no valen,
pues las ondas de humo salen
con poca velocidad.

Y le convence a cualquiera,
científicamente, así:
“equis igual a raíz de pi
por raíz de escorzonera”.
E informa que es procedente
que, de orden superior,
pase el proyecto a su autor
con la coleta siguiente:
“Sírvase Usía variar
las chimeneas de forma,
debiendo tener por norma
el volverlas a trazar:
que en las que son muy usadas,
como en cuarteles y fondas,
son muy malas las redondas
y excelentes las cuadradas
para que salga al momento,
sin dificultad, el humo.
De Real Orden se lo emplumo,
para su conocimiento”.

Mas cambia la situación
y, de orden de Su Excelencia,
Palareas va a Valencia
y a Madrid va Sabirón.

Ya en Valencia, Palareas
también proyecta un cuartel
y (está claro) pone en él
cuadradas las chimeneas;
lo manda a la aprobación,
y se viene el caso a dar
que lo tiene que informar
el Coronel Sabirón:
el cual, por las derivadas
y por trigonometría,
demuestra la teoría
de que, si se hacen cuadradas,
no tiene el humo buen paso
y se obstruye pronto el tubo:
porque “be elevado al cubo
es igual a ce elevado al vaso”.

E informa que es procedente
que, de orden superior,
vuelva el proyecto a su autor
con la coleta siguiente:
“Sírvase variar Usía
la forma de chimenea,
y basarse en las ideas
admitidas hoy en día:
según las cuales, las ondas
del humo son evacuadas
muy mal, cuando son cuadradas
y muy bien, si son redondas.
De Real Orden se lo planto
para el consiguiente efecto”.

Viendo tales discusiones
entre uno y otro señor,
el Capitán profesor
que explicaba Construcciones,
gramático pardo viejo
y mentor de adolescentes,
a los futuros Tenientes
dio este prudente consejo:
“Al proyectar chimeneas,
primero se indagará
si en el Ministerio está
Sabirón, o Palareas;
y se pondrán dibujadas,
para que no tengan pero,
redondas, si está el primero;
si está el segundo, cuadradas.
En cuestiones de criterio
huelga toda discusión:
siempre tiene la razón
el que está en el Ministerio”.

Pablo Parellada (Melitón González)

viernes, 27 de julio de 2012



Resumen Biográfico Alex Alemany




Nació el 5 de Enero de 1943 en Gandia (Valencia), cursando los estudios de Bachillerato en el colegio de las Escuelas Pías de esta ciudad.

En 1960 ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia haciendo los estudios preparatorios para la Academia de Bellas Artes de San Carlos, donde ingresó en 1961, recibiendo las enseñanzas de Francisco Lozano, Enrique Ginesta, Genaro Lahuerta, Felipe M' Garín, etc.

En 1965 viaja a París, ampliando estudios con artistas contemporáneos.

En 1966 repite esta experiencia, prolongando su estancia en Francia.

En 1968, amplía estudios en Londres en la National Portrait Gallery.

Hasta 1970, viaja y experimenta varias tendencias pictóricas, incidiendo en el abstracto expresionista. En estos años de juventud, abordó muchas tendencias de vanguardia, sumergido en la corriente general, hasta encontrar su propio estilo, cada vez más coherente con su sensibilidad poética.

En 1975, pintó las primeras obras de retorno al realismo, intuyendo acertadamente el movimiento asumido y seguido por otros artistas internacionales, bajo el nombre de realismo mágico. Desde 1975 a 1978 se instala en Madrid, alternando los retratos sociales con sus trabajos de contenido surrealista.

El realismo (y en algunas obras hiperrealismo) de Alex Alemany, fue derivando hacia un inconfundible estilo propio, fruto de una introspección personal, distanciándose progresivamente de la frialdad de otros conceptos realistas, deudos de la fotografía, como el realismo americano. La obra de Álex Alemany es un nexo entre lo literario y lo pictórico. Buceando en sus propias sensaciones, sentimientos y conceptos, nos los comunica con la credibilidad de su técnica preciosista, haciéndonos participes del clima del cuadro e identificándonos con las cosas que en él nos cuenta:

Metáforas poéticas e imágenes del fondo de subconsciente y el mundo onírico. De hondo contenido poético, los elementos y figuras de sus obras están tratados con "licencias poéticas" y los simbolismos utilizados son de tal sutileza, que apresan al espectador, estimulándole la capacidad de interpretar. Esta obra, puede producir cualquier efecto menos la indiferencia; y el lenguaje utilizado, enriquece su lectura. Sus inquietudes eclécticas, provocan esporádicas incursiones en otros estilos: composiciones formalistas, pintura social, expresionismo, etc.

A lo largo de su producción, hay gran cantidad de retratos, corno prueba de su predilección por la figura humana; pero incluso esta difícil disciplina, Alemany ha sabido incorporarla al estilo y carácter poético de su obra; interpretando no solo el aspecto físico del personaje, sino su personalidad y perfil psicológico, mediante simbolismos, consiguiendo así un enfoque total y completo del retratado; distinto del concepto convencional del retrato "académico".

Entre los personajes de su labor retratista se cuentan SS.MM. Los Reyes de España, varios miembros de la Familia Real, rectores de Universidades, académicos, Presidentes de Diputaciones, Alcaldes, Decanos de Notaría, Derecho, Medicina… etc. e innumerables particulares

La totalidad de su obra pertenece a colecciones privadas y museos. Por principios personales jamás ha participado en concursos ni optado a premio alguno. De 1993 a 2004, presidió el Círculo de Bellas Artes de Valencia. En 1998 fue nombrado Académico Electo de la Real Academia de Cultura Valenciana. En la actualidad vive y trabaja en Valencia.
Sus obras aquí:http://www.alexalemany.com/index.html


Carmen Hernández Rey

ACANTILADO

Angostado hilván que se frunce
entre tu piel y mi piel
desenfocado y ebrios dardos
que sin acertar dan en la diana
más certera del firmamento
de tu cuerpo y mi cuerpo,
en ese acantilado de la memoria
hecho noria…
Y
Entre tu cárcel y mi cárcel
ascienden las esposas que a ti
me religan sin pena,
Y
A mí te reatan
en esas bajuras y piélagos
donde, fiel te proyectas
en la óptica camuflada cual fiel
libélula.

Eres ese acantilado donde vacio
mi mesa, doblo el mantel
retiro la copa
de todas las promesas
vacio el vino de aquellos
viejos odres
de otros tiempos donde
no poseía:
horizontes,
mar
luna
lápiz
papel…

¡Ni tan siquiera una calle
con estrellas!

Liviana borda para coser
estas y otras letras
que digan lo que mi boca
no nombra,
y bordar sobre el lino
de este corazón
de amor ensimismado
y cantar al mar que emerge
sobre los acantilado
y se esconde en tu maleta
mi maleta.

26.7.2012
© Carmen Hernández Rey
Todos los derechos del texto reservado
Foto de Google Pintura de alex alemany


Alquimista Estupefacto Pensamientos Fallidos

Sexo oral (poema)

Una mujer que lee poesía en voz alta
es esa escena sexo oral
donde la imaginación sigue los rastros de su acento
camuflándose el vértigo en su dialecto
llenando nuestros oídos de licor con su vocabulario
dejando en los poros una extraña inflamación
ellas asfixian la ensoñación con la lava de su cerveza
por eso de ellas tengo una biblioteca
son sirenas de los párrafos que nos abren la bragueta
arrancándonos la transpiración con su silueta de menta
regando sus encajes de libro
por mis lugares escondidos
por eso yo las escucho de espaldas
recogiendo sus astillas
para después hacerlas un cigarrillo
y fumarme sus subterráneas mejillas
eyaculandome su aliento
mientras a todos con su sombra nos masturba el cerebro.

A.E

MIA
de William Trinidad
Una sonrisa,
Una Mirada,
Un beso en primavera,
Tenerte entre mis brazos,
Que más puedo pedir?
Si no comerte a besos,
Saborear los cerezos,
La miel de tus labios,
Las caricias de tu piel,
Amanecer entrelazados
Que la luz del dia revele
Tu rostro ante el mio
Que tu mirada se refleje en la mia,
Amarte todo el dia,
Y repetir la noche dia a dia
Amor,
Todo lo que quiero de la vida
Simplemente es …
Que seas mía!