Seguidores

viernes, 27 de agosto de 2010

AMANTES

Ni novios o novias, parejas, maridos o mujeres, ni posesiones indiscriminadas, ni acuerdos o contratos  para la supervivencia. Si la esencia es amar... Amantes


Si de una música se tratara tendría un enorme poder de evocación. El que trae consigo de la herencia del bolero, la vena del tango, el embrujo flamenco, la elegancia del swing y la improvisación del jazz.
Nunca será suficiente… Jamás será bastante
Mirandose, sonriendose, tocandose, acariciandose, besandose,  sabiendose poseidos con un solo gesto. Porque así es como se quieren los amantes, unidos por la fuerza de un hilo invisible… sintiendo en los cuerpos esa fiebre punzante.
Viviendo en un mundo paralelo como si de un invernadero peculiar se tratara, donde su amor desesperado podrá ser un delito pero nunca un pecado.
No importa en que se use el tiempo, sufrir, reir, descifrar, llorar, comprender, discrepar, mirar, bailar, dialogar o incluso silenciar .
Todas las emociones expuestas o acciones entregadas son dadas para la unión.
Paz o guerra, sosiego o alteración , risa o seriedad,  júbilo o tristeza, ruido o silencio. Cualquier cosa cabe en sus cuatro paredes, pero ambos comparten la misma alteración.
Amantes... es la ceguera de la realidad externa.
Amantes... nada más importa, es lo que nos apasiona, ocupa el pensamiento antes de dormir o a veces no nos deja dormir.
Amantes...  pasión, lujuria y delirio por excelencia.
Amantes... igualmente placidez y dulzura.
Amantes...  paradoja de la unión de dos almas uniformes con dos cuerpos y  mentes desiguales.
Fuente http://www.blogger.com/goog_1206187156