Seguidores

domingo, 1 de julio de 2012




POEMA DE AMOR
Esta noche, amor,
tu mirada soliviantó al fuego
y se hizo hoguera.
Pecado e indulgencia
se congregaron
entre las sombras de tus pestañas
para iniciar el sacrílego
caminar del deseo.

En tus labios
una amapola se liberó
entre trigales verdes,
y llegar hasta mi boca
dejando, el trazo indeleble
de una herida roja.

Tus dedos fueron
mil mariposas,
cuando tus ansias
plenas de desvergüenza
buscaban en mi piel
el estertor de la flor
que en pétalos se deshoja.

Esta noche, mi amor,
abrimos ambas puertas,
la del infierno del dolor
en que la pasión se desglosa,
y la de tu cielo de diosa,
que entre tus piernas se anuncia
con campanadas de gloria.

Esta noche, mi amor,
con cada beso que nos dimos,
con cada caricia
con que nos sentimos,
con cada suspiro,
con cada palabra que nos dijimos…
escribimos un poema de amor
estrofa a estrofa.

(José M. Hete, Junio 2012) —