Seguidores

viernes, 24 de febrero de 2012


Jose Manuel Huete Garcia


SE FUEGO
Aunque los girasoles se queden ciegos
Y asome la muerte en sus ojos negros,
Aunque se seque el mar entero
Porque el calor de tu mirada
Evapore la sal de mis lágrimas,
Aunque La Luna ya no me acaricie
Porque se apague la luz en sus pupilas de plata…


Se fuego que me consuma cada mañana,
Amanece por el costado de mi horizonte
Y abrásame hasta la más oculta de mis entrañas.


No tengas prisa, mi amor,
Tienes todo el día para caminarme,
Toda la noche para amarme,
No pares para descansar
Bajo sombras de lágrimas negras,
Y si haces una pausa
Deja que entonces sean mis labios
Los que saboreen sorbo a sorbo
Ese hierro derretido
Que sabe a miel en tu boca..


Siembra mis surcos sin miedo
Que aún quedan hojas verdes,
En la memoria de otras primaveras,
Cuida que la simiente esté pletórica de deseo,
Que las amapolas se tornan mustias
Si al trigo verde se le acaba
La húmeda pasión de la espiga
Que se tiende desinhibida
Para copular con amarillos soles.


Con la seda de tus cabellos,
Encierra mis contornos en un círculo mágico,
Llena tu mirada del brillo de las estrellas
Que no queden rincones
Donde se oculten las sombras.
Se la tea en mis noches
Y quémame en ella
Hasta que de mi pasión solo quede
El voluptuoso humo de un cigarrillo.


Aunque los girasoles se queden ciegos
Y ya solo quede la fugacidad de los sueños,
Se ese instante grabado a fuego
En cada página de mi memoria.


¡Abrásame ahora y viviré para siempre!
¡Abrásame ahora y moriré para siempre! 

1 comentario:

MAYTE ARENAS dijo...

Siembra mis surcos sin miedo
Que aún quedan hojas verdes,
En la memoria de otras primaveras,
Cuida que la simiente esté pletórica de deseo,
Que las amapolas se tornan mustias
Si al trigo verde se le acaba
La húmeda pasión de la espiga
Que se tiende desinhibida
Para copular con amarillos soles....; Que belleza amigo,que versos,son una exquisitez y Aunque los girasoles se queden ciegos
Y asome la muerte en sus ojos negros,
Aunque se seque el mar entero
Porque el calor de tu mirada
Evapore la sal de mis lágrimas,
Aunque La Luna ya no me acaricie
Porque se apague la luz en sus pupilas de plata…; Eres excepcional amigo