Seguidores

martes, 12 de marzo de 2013


Abandonada a su dolor, un día...

Abandonada a su dolor, un día
en que la sombra la envolvió en su velo,
me dijo el corazón que ella vendría
en el milagro espiritual de un vuelo.

Abrí los pabellones solitarios;
iluminé los vastos corredores;
quemé la mirra de los incensarios,
y el frío mármol alfombré de flores...

Llegó, cansada de volar... Yo dije:
Alma, mujer inspiradora, rige
mi vida entera para siempre. Arde

como la mirra el corazón que inmolo...
¡Amor no llega demasiado tarde
a quien se siente demasiado solo...!

AGUSTÍN ACOSTA       ( Cuba, 1887 - 19?? )