Seguidores

sábado, 7 de julio de 2012



Nancy Del Carmen Martello
Mis ojos, amanecidos,
Que parten como barcos, cargados de recuerdos,
Mientras el viento, desviste mareas…
Y la luna deja tatuada libélulas plateadas.

No esta tu piel bajo mis manos,
Y en mis desolados silencios,
Se atora un suspiro.
Cenizas tibias de un amor ido.

Así como esas sombras espectrales
Que anteceden a los pájaros,
Mi pecho oprimido,
Parirá un grito desesperado.

Es mi pasión, gotas de lluvia
Sobre flores muertas.
No tengo bajo mi pecho, tu pecho agitado…
Pétalo que palpita.


Eres como el reflejo de la luna sobre el océano,
Que un soplo de aire, lo barre,
Lo desfigura, lo hace temblar….
De frío y soledades.