Seguidores

sábado, 7 de julio de 2012


El pozo...



El pozo a veces parece tan hondo, que todo nuestro cuerpo está metido en él, pero sale nuestra cara para poder respirar, no nos deslizamos hasta su final, porque sabemos bien, que en el último trayecto, moriremos asfixiados, no somos tontos en el fondo, porque nos protegemos hasta en los peores momentos de nuestra vida, sacamos el rostro para aspirar el aire, y seguir, casi sin fuerza, pero seguir luchando por no desaparecer en él...
El pozo será tan hondo, como nuestra alma lo decida...Lo importante es no dejarse vencer...

Raquel Norma Smerkin Roitman