Seguidores

martes, 28 de febrero de 2012


Raquel Norma Smerkin Roitman


No quería salir de mis sueños...
No quería salir de mis sueños, ellos se negaban a abandonarme, y por el aire aleteaban su fantasía así como este colibrí que suspendido en el aire, busca entre sus sueños su comida...
No quería salir de mis sueños, me amparaban tanto, me daban tanto afecto, la realidad sin embargo no dejaba de golpear a mi puerta cerrada, para que mi alma la abriera, un día que por la mañana, mis sueños me aconsejaron que la deje pasar, que le de algo de tomar, que la atienda con prudencia y cordialidad...
Así fue que mis ilusiones me abandonaron por un corto tiempo, salí de mi mundo de ensueño, atravesando el cielo, con ese vuelo tan fantástico que se suspende en el aire, al igual que el colibrí batiendo sus alas, con especial donaire...
Mis sueños volvieron a adornar mi vida, como el primer día que vi la luz, como cuando pedía de mi madre el sustento de amor y beatitud... No quería salir de mis sueños, ellos volvieron como me lo prometieron, no puedo vivir sin ellos, la realidad se escapó por la ventana entreabierta, y mi alma a renacer volvió, envuelta en una suave ilusión de poeta que por lo que hace siente inmensa pasión... Pero de aquel colibrí, mi corazón tuvo una bella lección... Darle tiempo al tiempo y no desesperar detrás de una ilusión...
Raquel Norma Smerkin Roitman

1 comentario:

MAYTE ARENAS dijo...

No quería salir de mis sueños, ellos volvieron como me lo prometieron, no puedo vivir sin ellos, la realidad se escapó por la ventana entreabierta, y mi alma a renacer volvió, envuelta en una suave ilusión de poeta que por lo que hace siente inmensa pasión...; Excelente amiga, día a día me sorprendes mas,eres una maestra en el arte de la lírica,escribes notas de sentimientos que mi alma recoge para nutrirse,gracia