Seguidores

lunes, 2 de agosto de 2010

Estaciones, de María Elena Astorquiza

Contigo amor la vida siempre es diferente,
si estás a mi lado, el sol alumbra más fuerte,
más brillante y más caliente,
pero si tú no estás conmigo, el frío
fácilmente al agua en hielo convierte.
Estando junto a ti en invierno,
la cálida imagen de una chimenea encendida,
me entusiasma y me hace rápidamente sonreír,
no necesito más abrigo que tus brazos
rodeándome tiernamente antes de dormir.

Vivir contigo amor una alegre primavera,
es disfrutar de un inmenso jardín de flores,
de esas que pareciendo pintadas, son verdaderas
elegidas de entre muchas otras, sencillas y hermosas,
aquellas donde se detienen siempre las mariposas,
y a las abejas enamoran sus vistosos colores.

Vivir contigo amor un ardiente verano,
es caminar por la playa desierta a orillas del mar,
y tomados de la mano, empaparnos de rocío salado,
sin preocuparnos de que la noche llegue ni el tiempo avance,
sólo esperando que el sol se pinte de rojo dorado,
y entonces tendernos abrazados en la arena,
no importando que alguna ola celosa nos alcance.

Vivir contigo amor un nuevo otoño,
es escribir una página de agradecimientos a la vida,
porque no hay estación más dulce y tierna
que aquella en que las hojas verdes y frescas,
se tiñen de oro envejecido y rojo de pasiones coloridas,
cada una de ellas nos recuerda la belleza, la fragilidad
y la dulce madurez del amor que une nuestras vidas.


María Elena Astorquiza V.
Santiago, 1 de agosto del 2010
http://enmiplaya.blogspot.com/

1 comentario:

MAYTE ARENAS dijo...

Siempre hermoso Marilena este poema es que irradia ,vivir la primavera,caminando descalza por la arena y con ese sol ardiente,es perfecto y la foto es ideal y sin igual