Seguidores

sábado, 18 de febrero de 2012


Raquel Norma Smerkin Roitman
Hojas secas... de un marrón otoño...
Venían de lo alto de mis hombros,
caían junto a mis pies,
como acompasando al aire
en su suave vaiven...
Ellas eran de un color marrón
de un puro otoño,
esa piel quebradiza
me hacía acordar,
a las cosas que lentamente
del alma se van...
Tan sólo eran unas hojas secas,
que mientras me rozaba el corazón,
parecían mirarme a los ojos,
como un mensajero 
de un perdido amor...
Hojas secas, color marrón otoño,
como el anuncio
de un tiempo que pasó,
que se esfuma lentamente
entre un paisaje
mezcla de nubes y sol...
Serán nada por la mañana
cuando despierte otro día
para verlas, allí donde han caído
sus cuerpos crujientes...mal heridos...
Serán polvo quizás,
serán recuerdo...
de unl verdoso pasar
de una esperanza nueva,
que para otra estación
tomarán fuerza
en ser una nueva oportunidad...
Estas hojas olvidadas de amor...
puede que vuelvan a resucitar...
Hojas secas, color morrón otoño...
qué me quieren decir
con su pendular ondulación,
qué me quieren transmitir
mientras caen en la tierra,
que se profundizarán en huellas
para volver desde su esencia
y no morir jamás...


Autora: Raquel Norma Smerkin Roitman
18.02.2012
Todos los derechos reservados

1 comentario:

MAYTE ARENAS dijo...

Tan sólo eran unas hojas secas, que mientras me rozaba el corazón, parecían mirarme a los ojos,
como un mensajero de un perdido amor...; me parece que lo he comentado en alguna ocasión,para mi las hojas en otoño cuando las mece el viento,se me asemejan a la vida te traen y llevan ,te elevan hasta el cielo y en otras ocasiones te mandan a un barrizal, así es también en el amor,gracias amiga porque tus poemas a mi me elevan como la hoja en este caso a la gloria al leerte.